URRACA.com |
CARTA ABIERTA A ALBERT RIVERA  /  JUAN IGNACIO PUIG LÓPEZ  /  23-12-2015
Quiero dejar claro, antes de empezar, que voté a Albert Rivera para diputado en el Parlamento Nacional y que en absoluto me arrepiento de haberlo hecho porque estoy totalmente identificado con su forma de hacer política así como con su idea de modelo de estado.
Pero dicho esto y con todo el respeto que me merece ya que ha sido usted elegido diputado, permítame que le diga que se ha equivocado en su estrategia personal y puede que en la de partido.
Estoy convencido de que si usted se hubiera presentado a las elecciones al Parlament Catalán como cabeza de lista de Ciudadanos hubiera sido el ganador de las elecciones. Y esto es lo que le reprocho. Tenía usted todas las papeletas para ser el más votado y acabar así con la locura de la independencia en la que nos ha metido el Sr. Artur Mas porque, como sabe muy bien, su prestigio en Cataluña era de un alto nivel y estaba considerado como el político capaz de volver a unir a los catalanes en un sólo pueblo y hacer de nuestra autonomía la más fuerte dentro y fuera de España.
La apuesta de Inés Arrimadas, a pesar de salir bien y de que ella es una gran política, fue excesivamente arriesgada y eso dio pie a que mucha gente pensásemos que su ambición, totalmente legítima por otra parte,  le hizo dar un salto de cuatro años y pasar de aprendiz a profesional sin pasar por las prácticas que en todas las profesiones son imprescindibles. Y no me sirve el dicho de que para político vale cualquiera y no es necesario haber estudiado una carrera sino ser fiel al partido y al líder. En su caso no porque fue el fundador.
Si usted hubiera tenido un poco más de paciencia, quizás menos de los cuatro años visto lo que hay en Barcelona, pudiera ser que hubiera llegado a Madrid con la jefatura del gobierno de la Generalitat en su curriculum y el prestigio que hubiera conseguido al pacificar y reactivar una autonomía como la catalana, además de los contactos con todos los políticos de más alto nivel de España. Hubiera dado tiempo a que todas las formaciones que han salido elegidas ahora y en las últimas municipales se quemasen por el alto coste que supondrá gobernar en la situación que se encuentra nuestro país y dentro de cuatro años le estaríamos esperando como el salvador de España.
Pero nada de esto será ya posible porque tiene usted cuatro años por delante para morirse de aburrimiento en Madrid haciendo el papel de segundón. Porque no nos engañemos, ese será el papel de ciudadanos salvo que mucho cambien las cosas y tanto PP como PSOE decidan investirle a usted de presidente.
Desgraciadamente me temo que ha quemado usted parte de su naves en una batalla que ni era su batalla ni había sido invitado a ella. No sabe cómo me  gustaría equivocarme  porque somos muchos los que teníamos y tenemos depositadas grandes esperanzas en el joven político que un buen día alguien con gran acierto creyó en él y lo presentó ante el pueblo desnudo y limpio como una persona que quiere dedicarse a servir a los demás debería ser.
Su actual posicionamiento después de las votaciones de abstenerse y permitir formar un gobierno le honra y deja ver como un político de estado pero creo que no es suficiente porque la mayoría de gente pensará que lo hace debido a que con los actuales cuarenta diputados poco o nada puede usted influir en la política nacional y me temo que la mayoría pensará qué hubiera hecho si sus diputados fueran decisivos para formar un gobierno. Hubiera obligado a prescindir de Rajoy como hizo en algunas comunidades? Hubiera permitido casi gratis su investidura como hizo en Andalucía?
Supongo que su equipo de expertos ya lo tendrá analizado pero mi opinión es que los bandazos que usted y sus amigos han ido dando durante la campaña electoral y más aún, el no saber defender con argumentos los pactos postelectorales en municipios y autonomías, han hecho cambiar el voto a última hora y su, nuestra formación, ha perdido la mitad de los votos que todas la encuestas nos daban. Está muy bien que sus compañeros le comparasen con Adolfo Suárez, yo también vi en usted un posible sustituto, pero de Adolfo Suárez nadie dudó de su ideología jamás y siempre se sabía el camino por el que quería llevar a España. Por cierto, espero que no le ocurra como a él que sus propios compañeros de partido acabaron con su carrera, su partido y casi con su vida.
Todo esto Sr. Rivera, se lo digo con mi mayor respeto, mi admiración y mis mejores deseos para que su carrera no se tuerza ya que empezó muy joven a verse en la elite y para mantenerse ahí arriba hay que tener la cabeza muy bien amueblada y caminar siempre con los pies en el suelo que es donde está la realidad de la vida.
El volar es sólo para algunas aves.