URRACA.com |
COMO DESTRUIR UN PAIS EN 35 AÑOS  / JUAN IGNACIO PUIG LOPEZ  /  07-12-2013  
Aun recuerdo cuando era muy joven, en la peluquería del pueblo, un señor dueño de una fábrica de harinas comentaba con otros señores lo orgulloso que estaba por haber creado una empresa de la que vivían varias familias del pueblo gracias a los empleos creados.
El comentaba que tenía trabajo para su tres hijos ya en edad de trabajar pero le daba miedo darles poder porque se temía lo peor en la empresa.
El comentario que me dejó pensativo fue: " Vendrán mis hijos y destruirán el imperio que tanto me ha costado crear"
Pronto los hijos comenzaron a presumir de importantes coches cuando la mayoría de los jóvenes de su edad ni soñaba con algo así.
Los hijos quisieron ser jefes de cada departamento y cada uno de ellos comenzó a tirar para su campo hasta que convirtieron la empresa en un monstruo ingobernable.
Antes de que el padre muriera, la empresa se cerró y cada uno de los hijos, con el dinero que fueron acumulando, montó su nuevo negocio; una sala de fiestas, un cine, un restaurante. Ninguno de estos nuevos negocios duró más de 5 años.
La gente de mi generación, a base de sacrificio y con la dificultad añadida de vivir en una dictadura, conseguimos llevar a España a cotas muy altas, codeándose con los países más avanzados de Europa.
A la muerte de Franco, con la llegada de la democracia, los caníbales de la política, como dijo Kissinger, quisieron ser jefes de... directores de...
Estos jefes de... colocaron a sus amigos como jefecitos de... que a su vez colocaron a los suyos como secretarios de...
Diecisiete presidentes de gobierno que poco a poco fueron convirtiéndose en miniestados con sus miniministros, sus parlamentos y diputaciones que sólo sirven para colocar a sus amigos o correligionarios de partido.
Las cosas iban funcionando mientras había dinero para llenar las arcas de infinidad de empresas públicas nuevas con todos sus empleados colocados a dedo porque son amigos. Pero un día se seca la teta y comienzan los problemas.
Todos los gobernantes de los miniestados empiezan a tirar para ellos de lo poco que queda de dónde tirar. Qué hay de lo mío?. Yo no quiero ser menos que mi vecino. O me dais lo que me pertenece o os monto un referéndum. El miniestado tal contribuye menos que el cual. Igual que los hijos del molinero de mi pueblo.
Todos han montado su televisión privada pero pagada con fondos públicos. Y digo privada porque sólo sirve al partido que está en el gobierno.
Todos han montado infinidad de empresas públicas para poder colocar a los enchufados de su partido. Se han adueñado de las cajas de ahorros a las que han arruinado hasta hacerlas desaparecer.
Han convertido a España en un campo de batalla donde dirimir sus conflictos personales los políticos,  sindicatos y sus miles de asociaciones y fundaciones.
De repente se dan cuenta de que no hay dinero en las arcas del país y lo que es peor, no hay de donde sacarlo.
Uno por uno los miniestados irán cayendo como las empresas creadas por los hijos del molinero,  porque a papá estado se le acaban los ahorros que los de mi generación habíamos generado con nuestros trabajo y sacrificio.
Alguien dijo, o si no lo digo yo, el padre crea la empresa, el hijo la mantiene y los nietos la desmantelan.
En España no ha hecho falta llegar a los nietos. Los hijos se han bastado para desmantelarla y dejarla irreconocible