URRACA.com |
EL CHOLLO DE SER CORRUPTO EN ESPAÑA /  XAVIER GARCÍA ANGLESOL  /  10-01-2014
Para ser un buen corrupto, es imprescindible empezar desde el Instituto a militar en un partido político del arco parlamentario y seguir muy de cerca a los líderes para ir ganando puntos cada año que pasa. No es imprescindible sacar buenas notas ni siquiera estudiar. Lo importante es hacerte ver en cuantos más movimientos estudiantiles mejor para que se fijen en ti.
Casi sin darte cuenta, puedes ir escalando puestos dentro del partido, aunque sea dejando en la cuneta a parte de tus mejores amigos, familiares y conocidos. Todo por y para el partido.
En cualquier momento te puedes encontrar llevando la contabilidad del partido. No importa que no tengas ni idea de contabilidad. Eso no se valora. Lo que tiene valor es saber a quién tienes que repartir algún sobrecito para que no te pidan explicaciones.
Quizás puedas buscar cuatro o cinco gasolineras a las que utilizar como despacho de reuniones de vez en cuando utilizando el coche oficial del que no debes bajarte por si te lo quitan.
Otra opción es montar una buena cadena de ITV,s e imponerla por narices en todo el territorio controlado por tu partido. Aquí mando yo
También puedes montar un par de escuelas para dar clases a parados, debidamente subvencionadas por la UE.  Los parados no se forman pero tu te forras.
Si te fallan la contabilidad, las gasolineras, las ITV.s y las escuelas de formación a parados, que es mucho fallar, siempre tienes la posibilidad de buscar veinte o treinta empresas con dificultades a las que montar algún ERE. Acuérdate de meter en ellos a esos amiguetes a los que debes algún favor, sobre todo de silencio.  No te olvides de los sindicatos defensores de los pobres trabajadores y reparte algo entre ellos para  bocadillos, cerveza y alguna comida en buenos restaurantes.
Con cualquiera de estos negocios te forras aunque te atiborres de mariscadas, rayas de coca, esquíes en Baqueira Beret o te enloquezcan los coches de lujo.
Podría ser que un día aparezca alguien de tu entorno al que te olvidaste meter en la lista de beneficiarios y te denuncie ante un juez que casualmente es del partido de la oposición. Ya la jodiste compañero!!!. Pero no tiembles, aun queda mucho recorrido.
La investigación, siendo el juez muy diligente, puede tardar seis o siete años pero para entonces tu ya eres insolvente porque te han embargado lo poco que tenías, la mayoría es de tus familiares, y has tenido que pedir un aval para evitar la cárcel.
Ahora empieza lo bueno. La televisiones se dan de leches para entrevistarte. Todos los programas te solicitan para que asistas a los debates y programas super-culturales. Los periódicos te pagan lo que no está escrito para que denuncies a tus superiores, cosa que no harás porque lo primero es el partido. Y el partido no es corrupto. Nunca ningún partido lo fue.
Intereconomía, Telecinco, La Sexta, TV3 (sólo si eres del partido), 13 TV. Cuatro mentiras mal contadas y sigues engordando la cuenta.
Si la suerte te abandona, el juez hará bien la instrucción y pasados dos o tres años más, te toca sentarte en el banquillo de los acusados.
En el peor de los casos, el fiscal pedirá para ti diez años de prisión, cinco millones de multa e inhabilitación durante diez años para cargo público.
Con un poco de suerte, el fiscal te ofrecerá un apañito; pagar dos millones y no se celebra el juicio porque es estigmatizar a tu partido haciendo pensar a la gente que es corrupción generalizada del mismo.
Si todo esto no se cumple y el juez que te juzga, y que también es del partido de la oposición, te condena a dos años y un día y una multa de quinientos mil euros, tu abogado apoyado por tu partido, solicitará el indulto que el gobierno de turno concederá antes o después y a partir de ese momento te dedicas a vivir de rentas porque en poco más de dos meses nadie se acordará de tus juicios, tus tertulias o tu corrupción de más de 20 años. Los casos parecidos se cuentan por centenas actualmente.
No te debes olvidar de escribir tus memorias, eso sí, pasados unos cuantos años, en las que cuentes que fuiste obligado por tus superiores a hacer lo que hiciste y que el dinero en las cuentas de Suiza no era tuyo sino de un señor que pasaba a veces por el despacho y que ya falleció hace algunos años. Vuelta otra vez a llenar la cuenta y con esto llegas a tu edad de tu jubilación y tu futuro solucionado.
Lo dicho. Ser corrupto en España es un auténtico chollo.