URRACA.com |
OTRA VEZ A LAS URNAS  /  RAQUEL SARABIA ROMERO  / 22-06-2016
Dicen que cada país tiene los políticos que se merece pero yo me resisto a pensar que sea cierto porque es imposible que los españoles seamos tan sumamente imbéciles como son nuestros políticos actuales.
Como aperitivo, que el Sr. Garzón, con dos diputados conseguidos en las últimas elecciones, sea el político más valorado en todas las encuestas es como mínimo cómico siendo muy benévolo en mi calificación. Si este buen hombre no ha hecho nada de provecho en su puñetera vida, ¿cómo es posible que la gente lo valore como el político más válido?
Desde la complutense madrileña, no digo que es una universidad porque me parece feo, llega el amigo venezolano lleno de dólares petroleros procedentes de medio mundo y quiere comerse Europa con su coleta empezando por España. A la primera de cambio monta al PSOE un gobierno en el que no deja nada al azar. El Sr. Iglesias será vicepresidente. Cuatro hombres más de su camarilla en los ministerios más importantes, brindándole al Sr. Sánchez la oportunidad histórica de ser el presidente de España.
Desde Cataluña llega a Madrid un chico joven, muy educado, bien formado y con ganas de regenerar la política española que dicho sea de paso, buen falta le hace. Llega inmaculado, con su resplandeciente limpieza, puro tal como vino a este mundo y como empezó su carrera política. Pero tiene una gran pega, un gran problema. Es la marca blanca del PP. Esto le llena de votos ficticios de todos los desencantados que anteriormente votaban al partido de la gaviota y hacen que el Sr. Rivera sea considerado el gran líder de la derecha española. Las encuestas, como siempre muy seguras, comienzan a darle votos y más votos hasta convertirlo en el ganador de las elecciones.  Hasta el mismo día de las elecciones del 20D, PP y PSOE tenían los días contados porque Rivera e Iglesias eran los nuevos amos de la política Española. Los viejos partidos, la llamada casta, eran sólo un mal sueño del que despertábamos los españoles.
Pero mira por donde, PP y PSOE, aun teniendo los peores resultados de toda su historia, son los dos partidos más votados.
El que sean los dos partidos más votados no supone que hayan ganado nada pero ambos partidos actúan como si hubieran conseguido mayoría absoluta. En vez de reconocer que han quedado a la altura del barro, sacan pecho y se hacen los machitos pregonando unos que son los ganadores, cosa que es cierto (en el país de los ciegos...) y los otros porque creen que tienen la llave de la gobernabilidad. Así que se empecinan en sus falsas tesis de supremacía y prepotencia sobre los demás y hasta aquí hemos llegado. Otra vez todo España a votar porque ellos que tanto aman a su país, que no piensan en sillones, que sólo quieren el bien de los ciudadanos no dan su mano a torcer porque nadie quiere que gobierne el otro ya que supone un montón de enchufados que pueden quedarse sin trabajo y esto haría que mucha gente en sus partidos dijera aquello de: Qué hay de lo mío?  Sólo los estómagos agradecidos dan votos y dinero para pagar las mariscadas.
Pues ya estamos otra vez con las urnas preparadas. Hemos tenido 350 diputados y 266 senadores durante cuatro meses cobrando, mas ordenadores, mas tablets, mas móviles, más la indemnización final por no hacer nada.
Casi todos los políticos dicen que lo que los ciudadanos hemos votado es que dialoguen, que negocien, que lleguen a acuerdos y configuren un gobierno que saque a este país del limbo en el que se encuentra. Los ciudadanos saben bien lo que votan y ese es el mandato de la urnas. Dialogar, dialogar y dialogar. Pues para nuestros ilustres políticos como si oyen llover. Para los socialistas o es presidente el Sr. Sánchez o no lo es nadie. Para los populares o es presidente el Sr. Rajoy o no lo es nadie. Para los de podemitas o es vicepresidente el Sr. Iglesias o no hay presidente. Para lo ciudadanos como son la marca blanca del PP, para que no se note mucho, se alían en un pacto ridículo con los socialistas sabiendo que nadie los apoyará y así volvemos otra vez a votar.
Los chicos del Sr. Iglesias absorben bajo su manto a los últimos comunistas que parece quedar en España para así superar al los socialistas y parece que lo están consiguiendo.
Los socialistas, por boca del Sr. Sánchez, ya han dejado claro que no habrá gran coalición ni apoyarán al Sr. Iglesias como presidente.
Los ciudadanos, por boca del Sr. Rivera, siguen con su latiguillo que ya resulta pesado: Váyase Sr. Rajoy
Los populares, quizás con más motivos que ninguno, siguen proponiendo la Gran Coalición o que les dejen gobernar si son los ganadores como parece que pueden ser.
Supongámonos que gana el PP y consigue entre 125 y 130 escaños. Con esta tropa no pueden llegar a ninguna parte ya que la mayoría se sitúa en 176 escaños. Supongámonos que en un acto de patriotismo el Sr. Sánchez y el Sr. Rivera se abstienen y el Sr. Rajoy sale investido presidente del gobierno. Donde podría llegar con 220 lobos dispuestos a devorarle cada día en el parlamento?
Supongámonos que Podemos consigue 85 escaños y el PSOE consigue 83. Permitiría el Sr. Sánchez ser presidente del gobierno al Sr. Iglesias? A mi personalmente no me cabe ninguna duda de que sería así. Incluso me atrevo a aventurar que Podemos ofrecería al Sr. Sánchez ser presidente del gobierno durante un tiempo para así poder hundir al PSOE desde dentro con total impunidad, una vez que haya controlados los estamentos más importante del estado.
Y mientras tanto que harían el Sr. Rivera y el Sr. Sánchez? Los dos se acusarían entre si de ser los responsables de que los chicos de Venezuela se hayan apoderado de las instituciones para nunca más dejarlas. Pero ellos y muchos de sus amigos intentarán aguantar cuatro años para no perder el sueldo de diputado y todas las subvenciones que ello conlleva porque como se han hartado de repetir durante las elecciones, ellos no buscaban un sillón. Buscaban un sueldo como muy pocos españoles podrán tener durante una legislatura.
No se acabó la casta. La casta ha cambiado de comensales pero el pesebre sigue siendo el mismo.