URRACA.com |
SOLEDAD TRAS EL ENGAÑO  /  EL SERRALLONGA DEL BRUC  / 02-05-2014
Aunque dice que no le gustan los toros, le pusieron una muleta delante de los ojos, vio el color rojo y se lanzó como un poseso embistiendo una y otra vez sin darse cuenta de que la muleta sólo era un señuelo.
Pensó que todos los que le jaleaban estaban de su parte y que los que se movilizaron el 11-S eran sus posibles votantes y otra vez se equivocó ofuscado por el color rojo de los señores de ERC, alguna que otra monja iluminada a quien se le apareció la Moreneta una noche y le anunció que ella era la libertadora del oprimido pueblo catalán y  varias organizaciones y prensa que lo único que perseguían era conseguir un puñado de euros en forma de subvenciones.
Vitoreado por toda esta tropa fue acercándose cada vez con más peligro a la muleta roja sin hacer caso a sus subalternos que le lanzaban avisos de que estaba embistiendo contra una trampa que la habían tendido los que decían ser sus nuevos amigos.
La ANC creció como la espuma a costa de los fondos públicos que el Molt Honorable fue concediendo año tras año. Otro tanto sucedió con Omnium Cultural, entidad en la que los vividores se están llenando los bolsillos a costa de las subvenciones. Como las ITV,s y los Palau,s están en el ojo del huracán judicial, había que crear otras formas de desviar el dinero público y qué mejor forma que crear entidades y organizaciones afines a la aventura separatista de nuestro pueblo. Nunca acabaríamos de contar los entes que se están forrando a costa del imposible referéndum del 9 de noviembre de 2014.
Pero a estas alturas de la película independentista, casi todos han llenado su alforjas y han caído en la cuenta de que la independencia ni es posible ni interesa a nadie.  
Duran i LLeida hace años que va dando una de cal y otra de arena pero en general su mayor súplica es una oportunidad para que su jefe de filas tenga una salida lo menos indigna posible.  Pide y ruega a Rajoy que hable, que dialogue, que no se cierre en banda porque eso acabará ahogando al presidente de la Generalitat que no encuentra una salida, y las decisiones que pueda tomar en esta situación pueden ser desastrosas para España pero sobre todo para Cataluña.
El antes tan activo y activista Oriol Junqueras, apenas dice nada de la independencia porque sabe que como vive ahora no podrá vivir con una Cataluña independiente.  Es consciente de que como gane las próximas elecciones al Parlament, la que le va a caer no tiene nombre porque se verá obligado a hacer marcha atrás en su vorágine independentista y esto sus forofos votantes nunca se lo perdonarían. Pasaría a la historia como el presidente que abandonó la idea de crear un estado propio dentro de Europa.
Las encuestas que maneja la Generalitat dejan bien claro, y siempre ha sido así, que en el supuesto de celebrarse el tan cacareado referéndum, el NO superará por mucho al Si ya que ni siquiera los principales dirigentes del CD están por la independencia. El propio President, en momentos de sinceridad e intimidad, ha comentado a sus amigos más próximos que la independencia haría retroceder a Cataluña del orden de 30 años.
Sólo y abandonado por sus votantes, sus amigos y simpatizantes, Artur Más únicamente espera convocar la nuevas elecciones para perderlas e irse a su casa, con su oficina, su secretaria, su coche oficial y su sueldo de por vida.
Y es que cuando deslumbrado por las luces de la televisión, los flashes de las cámaras y las alabanzas de los amigos oportunistas no puedes ver lo que hay detrás de toda esta parafernalia, en el momento que alguna de estas patas que te sostienen artificialmente falla, descubres como el toro, que detrás de la muleta roja sólo hay soledad y muerte.
En este caso, afortunadamente, muerte política.